Cuando necesitas sexo, tu cuerpo te lo dice

querer sexo

El sexo es algo muy importante para nuestro cuerpo, dado que nos aporta beneficios muy diversos, tales como la reducción del estrés, facilidad para el descanso, potencia las defensas… No es de extrañar, pues, que personas que no tengan a una pareja sexual cerca, suelan realizar en Internet búsquedas como “escort Barcelona”, en busca de alguien que satisfaga este tipo de necesidades fisiológicas.

La falta de sexo nos afecta negativamente, tanto a nivel físico como emocional, incluso si no somos conscientes de ello. Pero el cuerpo nos lo hace saber, enviándonos señales tales como las siguientes:

Mal humor

Como decíamos, el sexo nos ayuda a reducir el estrés. Además, la falta del mismo empeora las situaciones agobiantes. Así, en épocas de “sequía”, es habitual que tengamos altibajos en el carácter y que nuestra irritabilidad quede a flor de piel.

Tenemos más fantasías

Cuando nuestro cuerpo echa de menos la actividad sexual, nos lo indica, también, mediante el incremento de fantasías sexuales. Claro que podemos tenerlas sin que signifique nada, y suelen ser más frecuentes por la noche. Pero si aparecen en nuestra mente a cualquier hora del día y en cualquier momento, preocúpate: necesitas un poco de mambo.

Piel con menos brillo

Cuando practicamos sexo con una buena frecuencia, los poros de la piel se abren y esto contribuye a eliminar las impurezas acumuladas que dan paso a distintas imperfecciones. De este modo, el sexo nos ayuda a mantener una piel revitalizada.

Un exceso de acné y la falta de brillo en la piel puede ser un claro indicio de que nos falta más sexo en nuestra vida.

Nos volvemos más esquivos

Al estar de peor humor, también nos apetece menos lidiar con el resto de personas que nos rodean. Así, podemos comportarnos con los demás de un modo huraño y esquivo. Al contrario, cuando estamos de buen humor, nos complace estar rodeados de personas.

Por lo general.

Nos sentimos inseguros

Como actividad, el sexo mejora la autoestima de las personas que lo practican, que permite que nos sintamos deseados y atractivos. Por ello, la falta de sexo hace que no nos beneficiemos de esta inyección de confianza en uno mismo.

Esta insatisfacción puede llevarnos a sentir ansiedad y depresión.

 

Como ves, el sexo es más importante para nuestro cuerpo de lo que podríamos pensar. Si crees que tu cuerpo te envía señales de que lo necesita, ¿a qué estás esperando?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *