postura del 68

El 68, la postura de moda

La fama del 69 es más que conocida. La del 42, puede que no tanta, pero se trata de llevar a cabo una felación con uno de los amantes sentados en una silla o en el borde de la cama, y la otra, de rodillas frente a sus genitales, utiliza la boca y la lengua para darle placer.

Seguro que te suena de algún encuentro con prostitutas en Barcelona. Y, seguro que si vas al Mobile World Congress, ya estás deseando citarte con alguna chica espectacular que te haga rozar el cielo con sus artes amatorias.

Por el momento, vamos a contarte, por si no lo sabes, cómo se hace la postura del 68:

Cómo disfrutar de la postura del 68

Vamos a diferenciar entre el activo y el pasivo de la pareja. El activo de la pareja se tumba sobre su espalda, con las rodillas ligeramente flexionadas, y dispuesto a soportar encima el peso del cuerpo de su amante.

Entonces, el pasivo se acuesta sobre el pecho del otro, con la cabeza entre las piernas del otro y bocarriba. A continuación, abrirá los muslos para que el activo le realice una felación.

El activo, situado debajo, tendrá un total acceso a los genitales del otro, desde el clítoris o el glande, dependiendo del caso, hasta la zona en la que la espalda pierde su nombre.

Otras ventajas del 68

Además de ser una postura muy estimulante y placentera, deja las manos libres para permitir otras técnicas y manoseos varios. Incluso el pasivo puede rebelarse a esta denominación y explorar con sus manos el cuerpo de su amante. Así pues, el 68 presenta esta ventaja frente al 69: desde esta postura, podemos explorar el propio y el otro cuerpo y aumentar el placer que los amantes se otorgan mutuamente.

A simple vista, puede parecer una postura simple, pero lo cierto es que requiere cierta práctica para convertirse en un maestro. Siempre es bienvenida la ayuda de profesionales del sexo que nos enseñen a llevarla a cabo y a disfrutarla al máximo. Y, ¿quién sabe? Puede que se convierta en tu próxima postura favorita a la hora de mantener relaciones sexuales.

¿Te atreves con esta postura del 68?¿La has probado ya? ¿Quieres decirnos algo al respecto en la caja de comentarios?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *