putas valencia

Lo que ellas quieren de nosotros

Todos tenemos fantasías sexuales, hombres y mujeres sueñan con posturas, historias o lugares nada comunes para practicar relaciones sexuales. No nos engañemos, las mujeres se guardan sus secretos y fantasías para sí, en cambio los hombres en este aspecto somos menos discretos.

De hecho son muchos los hombres que acuden a lugares como putas Valencia para que profesionales del sexo les hagan esas cosas que sólo su imaginación, y las películas porno, saben.

Amigos, no hace falta acudir a prostitutas. Las mujeres, aunque no lo canten a los cuatro vientos, también tienen sus propias fantasías. Obviamente, depende de cada mujer, pero vamos a repasar las fantasías más comunes entre mujeres que todo hombre estaría encantado de ayudar a cumplir.

 

Después de clase

Las fantasías alumno – profesor no solamente gustan a los hombres. Ver a mujeres vestidas de colegialas y con coletas encanta a los hombres y ellas les gusta dejarse llevar por esta fantasía, donde el hombre la mira con todo el deseo posible. Se trata de poder, de quién lleva la relación, ¿el profesor?, ¿o la alumna?. Sólo jugando se puede saber así que a comprar un uniforme de su talla amigos.

 

El desconocido

Ellas no lo van a reconocer, pero sabemos que les gustaría practicar sexo con un desconocido. Hombres, jugad con eso, sorprendiendo a una mujer en su casa y dejad que la pasión fluya tal y como pasa en muchas películas.

 

Con otra más, mejor

El mítico trío no es sólo la fantasía por excelencia de todo hombre. las mujeres también se lo plantean a menudo ya que han sentido la curiosidad de tener delante suyo a una mujer. También se suma el morbo de poner aún más caliente a su pareja, lo que también puede ser perjudicial. Muchas prefieren que los hombres se enciendan viendo a las dos chicas en acción pero que acabe con su pareja.

 

La dominatrix

Es cierto que a muchas les gusta un hombre dominante y fuerte que pueda cargar con ellas pero también les gusta sentirse poderosas y dominantes, tener el papel principal en la función del sexo, algo que la haga sentir como la diosa que es. Eso no significa tener que usar látigos ni nada por el estilo, simplemente ser quien manda en la cama.

 

La sumisa

No podía faltar la otra parte, la que el hombre es el dominante. Además, tras 50 sombras de Grey, aún podemos encontrar más mujeres que admitirán que les gusta ser dominadas. Algunas con un toque más amoroso y otras con cuero, dolor  pasión, por lo que primero es importante asegurarnos qué es lo que ella prefiere.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *