sexo-avion

Pasajeros desvelan cómo tienen sexo durante un vuelo

Muchas personas sienten un gran morbo por probar el sexo en público. Sin embargo, es algo que no se puede hacer, ni con tu pareja habitual ni con escorts de lujo en Barcelona ni en ninguna otra ciudad española. Sin embargo, hay quien se las ingenia y termina practicando sexo no de forma pública, pero sí en un espacio lleno de personas… como un avión.

El diario The Sun publicaba hace poco que los orgasmos a 10.000 metros de altitud son tan intensos porque hay un poco menos de oxígeno en el aire y porque la presión atmosférica es más baja.

El medio online Thrillist ha publicado confesiones de pasajeros que han logrado mantener relaciones a bordo de un vuelo. ¿Quieres saber cómo lo consiguieron?

Vuelos internacionales nocturnos

Al parecer, este tipo de aviones que realizan largos trayectos transoceánicos cuentan con baños en la parte anterior y posterior, pero también, en los espacios de trabajo del personal y cerca de las alas. Por ello, muchas personas empiezan reservando los asientos cerca de los baños que se encuentran en el centro. Cuando llega la noche y las azafatas empiezan a hacer sus descansos, las luces del avión son más tenues y la gente empieza a adormecerse, algunos pasajeros encuentran el momento idóneo para hacer una pequeña escapada al baño.

En un vuelo corto

No existen las facilidades para escabullirse que sí hay en los largos. Así, muchas parejas fingen una discusión y uno de ellos se va al baño. El otro, que tendrá que poner aspecto compungido, tardará unos minutos en seguir sus pasos. Y, allí, pueden fingir que la otra persona abre la puerta del baño, dispuesta a hacer las paces.

Vuelo corto nocturno

Esta es la opción más arriesgada. Cuando el avión no va muy lleno y la línea de tres asientos se encuentra totalmente disponible, es posible levantar los reposabrazos y crear una cama improvisada. Cuando el servicio de catering termina y las luces se atenúan, se puede usar una manta de viaje para cubrirse y hacer ver que dormimos. Todo lo que ocurra por debajo de esa manta tendrá que llevarse a cabo con cautela y máximo silencio para evitar molestar a alguien.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *