escorts en Barcelona lasuitebcn

Sexo a lo vampiro

Existen miles de parafilias y fetiches, muchos hombres quieren mantener relaciones sexules de formas distintas y originales, sin conformarse con un ordinario francés y un poco de sexo, no, quieren algo más caliente.

 

Muchos de estos hombres, que buscan algo más, acuden a visitar escorts en Barcelona, Madrid u otras ciudades con una amplia oferta de prostitutas de lujo dispuestas a satisfacer las necesidades de los más exigentes.

En este post relataremos una experiencia de una escort impresionantes, capaz de todo, una de las más guarras que conocemos que hace que sea una triunfadora entre sus clientes. Hablamos sobre fetiches y rarezas, cosas fuera de lo común, y nos desvela una de las situaciones más extrañas jamás vivida. El nombre técnico es hematofilia.

 

Este tecnicismo se traduce en: regla. Eso es, aunque regla y sexo parece incompatible, no es así, son más que compatibles. La mente humana es muy diversa y donde unos veríamos un obstáculo, una grande, otros ven placer. De hecho, para muchos la regla es la hostia, y es que hay gente que le encanta la sangre.

 

Esto más allá a los amantes de la saga Crepúsculo, es más que un rollo vampírico. La hemofilia es una de las parafilias que han experimentado algunas de las escorts más experimentadas, una de las rarezas más oscuras.

 

Tras el contacto, una charla y conocerse vía teléfono, el cliente tenía una petición especial, algo que confesar que seguro que sorprendería a la escort. El cliente le preguntó directamente cuando le venía su período y que si sangraba mucho durante los días de regla. La escort, sorprendida, contestó que sí, que lo normal, algo que agradó al futuro cliente. Acordaron que ella le avisaría cuando le bajara la regla y se pondrían en contacto.

 

Esto es básicamente la hematofilia, un mundo lleno de rareza e interrogantes. Algo es innegable, es algo fuera de lo común y de lo rutinario. El sexo y lo que puede ofrecer es mucho más de lo que todos comúnmente conocemos, y mucho más si las personas están dispuestas a dejar atrás los estereotipos.

 

Muchas se asustan cuando el cliente les comenta que le gusta la sangre. Es normal que muchas pienses en azotes a un límite extremo, por lo que los clientes no tardan en aclarar que se trata de otro tipo de sangre, una sangre que excita sexualmente. Hay gente que le gusta beber o chupar sangre e incluso frotarse con ella. En realidad la atracción hacia la sangre ha existido en los seres humanos desde siempre.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *